Natalia Gómez y su sueño de brillar en el BMX Freestyle

Foto: Katherin Patiño

La bicicrosista pereirana nos compartió sus experiencias dentro de este deporte como sus inicios, sus trucos, sus lesiones y sus metas en el futuro.

Los deportes extremos han ganado protagonismo a nivel internacional, gracias a la inclusión de disciplinas como el skateboarding, surf, escalada y BMX Freestyle que han tenido su debut olímpico en Tokio 2020. En esta ocasión, nos adentramos a este último deporte con una atleta pereirana que sueña en grande para conquistar los escenarios mundiales del BMX Freestyle.

Su nombre es Natalia Gómez Gálvez, aunque nació hace 21 años en la localidad de El Cairo, Valle del Cauca, su corazón es pereirano y cada domingo acude a su segundo hogar, el Skatepark de La Villa de su ciudad, para realizar trucos y acrobacias montada en su “caballito de acero”, que ella misma adquirió y transformó para lograr sus mejores desempeños en cada una de sus rutinas.

Foto: Francisco Díaz Torres

Para Natalia, el BMX se ha convertido, según ella, en una “adicción”, y explicó:porque se ha vuelto tan importante en mi vida que espero con ansias que llegue el domingo (porque todos los días trabajo) para rodar por el Skatepark”. Añadió: “Por más lesiones que tenga, nunca he dejado este amor tan inmenso por montar bicicleta, ya que lo llevo en la sangre, mi cuerpo lo pide y nunca lo pienso dejar”.

Su pasión por los deportes extremos se remonta a su infancia, ya que según Natalia “nací con la adrenalina en mi cuerpo y desde pequeña me han gustado los deportes, andar en bicicleta, montar moto, y así aprendí a tomar esos riesgos”, más allá de que también ha practicado fútbol y balonmano. “Una vez que conocí mi bicicleta, supe que esto era para mí”, agregó.

Foto: Katherin Patiño

Me considero una persona muy fuerte, apasionada y disciplinada”, atributos que Natalia ha forjado con el paso de los años, porque gracias a las lesiones, la volvieron una deportista resiliente, constante, “ya que el hecho de practicar un deporte y no dejarlo, es fundamental para mí, sobre todo que para lidiar con el miedo, hay romper el hielo y arriesgarse a todo”, afirmó Natalia.

El amor a primera vista por el BMX se dio a los 15 años, cuando Natalia vio por televisión un truco de backflip realizado por Camila Harambour y eso la motivó a practicar la disciplina. Más adelante empezó a seguir a Macarena Pérez, Perris Benegas, Angie Marino y Mafe Bautista por la forma como fluyen en los parques y la destreza para realizar sus maniobras con la bicicleta.

Foto: Francisco Díaz Torres

Entre sus trucos principales figuran: Tire Grab (tocar con una mano la llanta delantera de la bicicleta al aire), Tobogán, X-Up (con los brazos cruzados girando el manubrio), Can Can (simulando la danza de la belle epoque con un pie cruzado y la bicicleta al aire), 180° y 360°, este último según ella “me han salido súper bien con dos giros tras mi última lesión”.

La lesión a la que se refiere fue de rodilla y ligamento cruzado anterior. Natalia contó que fue una “experiencia dura de mi vida, que al principio no pensé que fuera tan grave, me colocaba agua sobre la zona afectada y noté que no mejoraba, hasta que me hicieron una resonancia y tenía esta parte fracturada, el doctor me dijo sí o sí hay que practicarte una cirugía”.

Foto: Katherin Patiño

Tres meses antes de la operación, desarmé mi bicicleta y prepararme en todo sentido para el proceso de recuperación. En mi cabeza no estaba abandonar mi pasión, ya me había pasado con una lesión en la clavícula, simplemente quería darme un año para volver a montar, pero a medida que pasaban las semanas de recuperación, me fui mejorando gracias a los cuidados y terapias”.

Y dicha experiencia le dejó una lección valiosa en su carrera deportiva: “Al realizar un truco o acrobacia, lo importante es tener mucha seguridad y pensar positivo, ya que si uno llegar a tener un poco de miedo o duda, todo va a a fallar, así fue con el truco 360° que me lo creí y lo hice bien, aparte de que es fundamental el estiramiento previo, una buena alimentación y ejercicio constante”.

Foto: Francisco Díaz Torres

Para adquirir su bicicleta hace cuatro años, Natalia compartió esta anécdota: “Trabajé en mis vacaciones de mitad de año, cuando no era mayor de edad y aún estaba en el colegio. Por tres semanas laboré en una empresa familiar y compré la bicicleta por 550 mil pesos en ese entonces”.

Prosiguió: “No me quedó nada para mí, simplemente ahorré para comprarla, después reformé mi bici y le compré con el tiempo partes finas y livianas que son costosas, para tener mejor desempeño. Casi todo lo cambié: los rines, las llantas, las bielas y el tenedor, todo fue reformado, salvo el marco”.

Foto: Katherin Patiño

Aunque Natalia tiene mucha ilusión de representar a Colombia en unos Juegos Olímpicos, fue muy realista y afirmó que: “Si no cuentas con patrocinadores y el apoyo total de tu familia, es muy complicado salir y triunfar solo, y más aún en Colombia que este deporte no se apoya. Mi madre se opone a lo que practico por miedo a una lesión y eso le baja el ánimo a uno”.

Para llegar allí es dedicarte de lleno a la actividad deportiva y dejar de trabajar, cosa que en este momento es difícil para mí, pero me llena de ilusión integrar la selección colombiana, viajar a otros países, conocer nuevas culturas e interactuar con tus competidoras, sería todo un sueño”.

Foto: Francisco Díaz Torres

Luego de su lesión, Natalia Gómez dice sentirse muy motivada nuevamente de volver a rodar, puesto que ella está muy consciente de que le falta por conocer más su cicla, visitar nuevos parques e inspirar a otros deportistas que han pasado por lo mismo, como a ella, de que es posible volver a levantarse y salir adelante.

VER MÁS  Mariana Pajón inicia su camino a Tokio 2020 con triunfo en Estados Unidos

Natalia recuerda con emoción su primera competencia de BMX Freestyle: “Fue el primer evento que participé, recién estaba inaugurado el Skatepark La Villa, organizado por una marca de partes de bicicleta en septiembre de 2016. Varios amigos me motivaron a inscribirme y eso que apenas me estaba iniciando, solo sabía rodar, pero no sabía hacer saltos. Fue una experiencia bonita”.

Foto: Katherin Patiño

Fue tanta la adrenalina, de ver tanta gente lo que estaba haciendo sobre el trazado, que incluso me divertí y di lo mejor. Por mi participación, me dieron un trofeo en forma de plato, pero con los cambios de residencia, se me perdió, pero fue un momento de vida que estará siempre en mi mente”.

En semana, Natalia labora en una empresa de alimentos en Pereira como auxiliar administrativa desde hace más de 3 años, al terminar sus estudios como técnica de administración y mercado. Ella admite que su trabajo la mantiene 100% ocupada y que solo dispone de los domingos para practicar el BMX. Próximamente iniciará trabajos en gimnasio con el objetivo de fortalecer sus rodillas.

Foto: Francisco Díaz Torres

Todo su talento se lo debe en gran parte a su hermano Yonier Efrén, quien aprendió del deporte y sus trucos. Natalia aseguró que ni él ni ella han recibido el apoyo de sus padres, que junto a su hermano la han “guerreado” solos con el BMX, y aseguró que “tarde o temprano terminarán apoyándonos”.

Sobre el color de su casco, que es morado, Natalia afirmó que éste es uno de sus colores favoritos junto al rosado, vinotinto y negro, admitió que “aunque no me combine con prendas de otros colores, adoro el morado y lo compré en línea sin dudar, además de que le lucía espectacular ese color a Macarena Pérez en unos videos que vi de ella con las rampas de fondo rojas”.

Foto: Katherin Patiño

Su mensaje para las niñas y mujeres: “El BMX es un mundo genial, que lo practiquen porque en mi caso salgo de mi rutina y entro en un mundo totalmente diferente y feliz. Me motiva ver a más niñas montar bicicleta en el Skatepark y me emociona. En este deporte uno aprendes a superar miedos, conocer nuevas personas, a superarte y a sentirte uno orgullosa del truco que has logrado”.

Sus gustos musicales son variados que van desde Paola Jara y Darío Gómez, hasta Rihanna, Ariana Grande y Dua Lipa. Aseguró: “Aunque piensen que escucho rock por mi actividad deportiva, en mi casa me criaron escuchando música popular y romántica y me gusta de todo un poco, e incluso Ricardo Arjona”.

Foto: Francisco Díaz Torres

Debido a su pasión por los deportes extremos, a Natalia le encantan las películas de acción como la franquicia de “Rápidos y Furiosos”. Aparte sus platos favoritos son los fríjoles, la pizza y las lentejas. Natalia Gómez, una mujer que no para de soñar, que hace magia con su bicicleta al aire y que busca inspirar a más niñas a seguir su deporte. Una guerrera de las dos ruedas que nunca se rinde.

Foto: Katherin Patiño

Agradecimiento a Katherin Patiño por su aporte en el fotorreportaje. Puedes seguir su trabajo por Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *